Ofrecemos 2 Tipos de pruebas COVID-19, pruebas rápidas y pruebas moleculares.

Vacunación

Servicios de vacunación

Vacunación antitetánica

El tétanos es una enfermedad infecciosa producida por la bacteria Clostridium tetani. No existe inmunidad natural y haber padecido la enfermedad tampoco confiere protección, por lo que aparte de medidas higiénicas, la vacunación, es la única forma de prevención de la enfermedad. La primovacunación (o inmunización primaria) consiste en administrar tres dosis de vacuna. Tras la primera dosis, se administra una segunda separada un mínimo de 4 semanas o un mes y una tercera dosis a los 6 meses de la segunda (se suele expresar 0,1,6). Posteriormente se recomiendan de forma general una dosis de refuerzo cada 10 años.

Vacuna contra la hepatitis B

La vacuna contiene una de las proteínas de la envoltura del virus de la hepatitis B. Después del curso de tres dosis inyectadas, se espera que el sistema inmunitario haya creado anticuerpos contra el HBsAg y se hayan establecido en la circulación sanguínea. El anticuerpo formado se conoce como anti-HBsAg y provee memoria inmunitaria en contra de la hepatitis B, una enfermedad que causa graves daños al hígado. Seguido el curso primario de tres dosis, se realiza una prueba de sangre en un intervalo de 1-4 meses para establecer si se ha instalado una respuesta inmune adecuada, definida con niveles de anticuerpos anti-HBsAg por encima de 100 mIU/mL.

Vacuna contra la fiebre amarilla

Es la forma más efectiva para prevenir la fiebre amarilla debido a que impacta la incidencia de la enfermedad, detiene la propagación y difusión geográfica y previene la aparición de brotes epidémicos. La vacuna tiene una eficacia cercana al 99% con una sola dosis. Después de siete a diez días de su aplicación aparecen anticuerpos protectores que perduran hasta por 30 años, sin embargo, se recomienda la revacunación cada 10 años.